Una reflexión extraordinaria que con el pretexto de descubrir las orientaciones de personalidad de cada uno, nos sumerge en un conocimiento más profundo del ser humano. El libro de Araceli lo definiría como un espejo en el que nos debemos mirar y aprender sobre nosotros mismos. Ese aprendizaje nos llevará a entender mejor a los demás y a mejorar la calidad en las relaciones en nuestro entorno. Sencillo y directo, nos transmite un mensaje primordial que todos deberíamos tener presente: está en nuestras manos el ser como queramos ser.

Juan Graña
CEO de Neurologyca

 

Compartir esto