Decisivamente útil y agradable de leer. En él se dice adiós a  las tipologías clásicas de la personalidad sustituyéndolas por el enfoque nuevo de orientaciones. Propone sustituir fijeza más o menos determinista por flexibilidad optimista e invita al cambio en todos los ámbitos.

El estilo de Araceli es desenfadado, cercano, como si se tratara de  una charla amistosa con un amigo, empleando certeramente el humor.

Los conceptos y técnicas psicológicas aparecen de forma sencilla, con divertidas metáforas que potencian su profundidad conceptual.

El libro está muy bien estructurado, llevando al lector a la comprensión de  conocimientos que le llevarán en volandas a poner en práctica habilidades  que podrá aplicar  en todos los ámbitos, tanto personales como profesionales.

La autora consigue llegarnos. Para ello emplea magistralmente las cuatro orientaciones que a su vez está postulando.

No he podido, aunque me lo he propuesto, encontrar el “lado oscuro” de esta obra tan interesante.

Resumiendo: una herramienta muy potente y adecuada para mejorar en todos los ámbitos, que se aprende a manejar de una forma muy divertida.

Antonio Ramón Peche
Consultor y Psicólogo Empresarial

 

Compartir esto